CRESMA, el trabajo bien hecho.

Dicen que de los errores se aprende, pero hay errores que no se deberían cometer, hay acciones que se miden por la sensibilidad del que las lleva a cabo, y de verdad que yo hay cosas que no comprendo.

Hace unos días una señora después de que hubiéramos realizado todo el proceso de la incineración de su mascota en nuestro tanatorio me abrazo, me dio dos besos y me dijo: “Solo con ver con el cariño que has cogido a mi perrito ya lo dice todo de vosotros”. Hasta aquí no debería de haber nada raro, ya que simplemente actúo como debo, tratando a un animal con el respeto que merece, y ofreciendo a sus propietarios el apoyo que necesitan. Ahora os cuento lo que me indigna de verdad, y el porqué os estoy diciendo todo lo anterior.

Hace unos meses un cliente vino a nosotros buscando total transparencia, cosa que le dimos sin problemas. El hombre estaba muy afectado, y nos conto una experiencia que había tenido con anterioridad en otro crematorio de nuestra comunidad, y todo vino a raíz de lo mismo, de ver como tratábamos a su mascota. Este hombre entre lagrimas me dio un abrazo y me expreso todo su agradecimiento, y me dijo que con su anterior mascota también quiso ver la incineración, y fue a donde su veterinario lo mando, y ya le sorprendió que al solicitar ver a su mascota por última vez estos se lo sacaron en una carretilla “todo retorcido” fueron sus palabras. Después de eso quiso ver el último paso del proceso, la introducción, y para su sorpresa vio como lo introducían con una pala, como si fuera carbón que le echaban al tren!

Hay que tener mas sensibilidad, y tratar a esos animales como querrías que trataran a tu familia, ya que es en lo que se han convertido, en parte de nuestra familia, y desde aquí pido y exijo que se les trate dignamente.

Ese mismo señor me dijo también lo que tardaron en entregarle las cenizas de su mascota, todo un tiempo record! Por humanidad no le dije que seguramente lo que había en su urna no era su mascota, pero viendo como hicimos nuestro trabajo, los tiempos del proceso, y asegurándose ese día de que lo que se llevaba era su mascota, seguramente el mismo sacó sus propias conclusiones.

Por último me gustaría concluir este articulo pidiendo a todo el que venga a CRESMA, o vaya a cualquier otro crematorio, que no se vaya con ningún tipo de dudas sobre el proceso. Estamos para satisfacer vuestras peticiones siempre que sea posible, aclarar vuestras dudas, y mostraros el proceso de incineración siempre que  lo deseéis. Nunca os vayáis con dudas ya que nuestro trabajo está enfocado de manera que podáis tener plena confianza en que vuestra mascota vuelve a casa con vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =