No son un simple regalo.

Llegan las navidades, y con ellas una época de reuniones familiares, comidas, cenas, y regalos, muchos regalos. Es algo común que entre uno de esos millones de regalos figure un perrito o un gatito, y lamentablemente y como hemos visto en muchas ocasiones esos adorables cachorritos acaban en la calle.

Es muy importante que antes de hacer o recibir un regalo tan importante como este todos estemos concienciados de todo lo que conlleva. Un cachorrito es algo adorable, pero hay que tener en cuenta que estos peluditos crecen, y en ocasiones más de lo que esperábamos. Es por esto que os pedimos que antes de introducir un nuevo miembro en casa primero investiguéis un poco sobre su raza, para saber como será de grande, cuanto ejercicio necesitará, como será su carácter, y veáis si es compatible con vuestro modo y ritmo de vida. También tenéis que tener en cuenta que un perro necesita salir, y no siempre es agradable salir a darle un paseo, ya que puedes estar cansado del trabajo, puedes tener falta de tiempo, o simplemente ese día estas vago y no te apetece nada, pero ellos siguen necesitando su paseo.

En el caso de los gatos es todo mucho más fácil, ya que son mucho más independientes a la hora de hacer sus necesidades, pero esto no quiere decir que no te vayan a dar una faena extra. Ya de momento vamos a tener que ponerles un cajón con arena para que hagan sus necesidades en el, y tendremos que limpiárselo a menudo. Otra cosa que tienen los gatos son uñas, y cuando les da por estirarse no miran que sea tu sillón, tu cortina, o tu edredón de plumas. He visto gente que ha querido deshacerse de su gato por esto, así que no lo toméis a broma.

Tanto gatos como perros tienen pelo, y todos lo mudan, al igual que nosotros. Los hay que tiran mucho mas pelo que otros, pero no os penséis que os vais a librar de limpiar pelos, ya que TODOS mudan su pelo.

Por último hay que tener en cuenta el gasto económico que nos va a suponer, ya que no es solo comprarlo, también hay que alimentarlo, vacunarlo, llevarlo al veterinario, etc. En ocasiones puede ser un coste elevado.

En conclusión, desde Cresma queremos pediros que penséis todas estas cosas antes de tener un peludo, y no solo por hacer feliz a una persona hagáis infeliz a un animal. Personalmente no me gusta nada tener que recoger un perro o gato de la carretera, ya sea atropellado o vivo aún. Por favor, ser consecuentes con vuestros actos.

PD: Si en vez de comprar adoptáis estáis alegrando a una persona que quiere un compañero, y a un compañero que busca a una persona.

Felices fiestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *