El Recuerdo

dav

Hoy, día de todos los santos es un día de recordar. Es un día de echar la vista atrás y pensar en esos seres queridos que ya no están. Algunos nos dejaron demasiado pronto, y casi no tuvimos tiempo de disfrutar junto a ellos. Otros se fueron llenitos de canas, con marcas en su piel del duro paso de los años, pero con una sonrisa por haber tenido una vida larga y feliz a nuestro lado. Como podéis ver no solo me refiero a las personas que han compartido parte de nuestra vida, si no también a nuestras queridas mascotas, esas que nos han procesado tanto amor como sabían. Seguro que al leer estas líneas algunos recordareis como os miraba vuestro perro mientras estabais en el sofá, reclamando un trocito para él y unas cuantas caricias. Otros estaréis pensando en vuestro gato, y en cómo le gustaba curiosear cada cosa nueva que traíais a casa. El que escribe estas líneas ha tenido gallinas, conejos, hámsteres, peces, patos, pájaros, cabras, y sobre todo perros, y de todos ellos me queda lo mejor, un precioso recuerdo. Ellos nos dieron todo su amor, jugaron con nosotros, nos lamieron las lagrimas cuando estábamos tristes, y nunca pidieron nada a cambio. Ellos no conocen la maldad, solo actúan por instinto, y cuando tu les das amor ellos te lo devuelven multiplicado. Personalmente son muchos los recuerdos que me pasan por la cabeza en estos momentos, y no miento al decir que todos son buenos. Es verdad que cuando se van nos dejan un vacio inmenso, y nos cuesta recuperarnos, y son muchos los que me han dicho que ya no volverán a tener otra mascota, pero cuando realmente te gustan vuelves a caer, y vuelves a disfrutar de otro tipo de forma de ser, otra forma de dar cariño, incluso de otros ronquidos en la noche, pero los aguantas con gusto.  Si estás leyendo esto y nunca has tenido una mascota solo puedo decirte que no lo dudes, y si dispones de tiempo para dedicarle, tu economía te lo permite y te ves con ganas adopta una mascota y descubrirás lo que es el amor incondicional. Para acabar quisiera compartir con vosotros un texto de autor desconocido en el que nos da una bonita idea de donde están  esos peludos que ya nos han dejado.

EL PUENTE DEL ARCO IRIS

Hay un puente que queda entre el Paraíso y la Tierra, y se llama Puente del Arco Iris. Cuando un animal que ha sido especialmente amado por alguien aquí en la Tierra muere, entonces va al Puente del Arco Iris. Allí hay valles y colinas para todos nuestros amigos especiales, para que ellos puedan correr y jugar juntos. Hay mucha comida, agua y sol, y nuestros amigos se encuentran cómodos y al abrigo. Todos los animales que han estado enfermos o que eran ancianos, recuperan su salud y vigor, aquellos que fueron heridos o mutilados recuperan lo perdido y son fuertes nuevamente, tal como los recordamos en nuestros sueños de días y tiempos pasados. Los animales están felices y contentos, excepto por una pequeña cosa: cada uno de ellos extraña a alguien muy especial, alguien a quien tuvo que dejar atrás. Todos corren y juegan juntos, pero llega un día en que uno de ellos se detiene de repente y mira a la lejanía. Sus brillantes ojos se ponen atentos, su impaciente cuerpo se estremece y vibra. De repente se aleja corriendo del grupo, volando sobre la verde hierba, moviendo sus patas cada vez mas rápido. Tú has sido avistado, y cuando tú y tu amigo especial finalmente os encontráis, los dos se abrazan en un maravilloso reencuentro, para nunca separarse de nuevo. Una lluvia de besos cae sobre tu rostro, tus manos acarician nuevamente la cabeza amada, y puedes mirar nuevamente a los confiados ojos de tu mascota, tanto tiempo apartada de tu vida, pero nunca ausente de tu corazón. Entonces los dos cruzan el Puente del Arco Iris juntos…

Dedicado a todos esos seres, ya sean humanos o animales que ya nos están esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *